Lema del Curso

 

 

Canción del lema: 

  Letra: {rokbox size=|fullscreen| title=|Letra| thumb=|images/Curso_2010-11/ensayos.jpg|}http://www.colegio-sanjose.es/files/letras/%28Lema%202013-14%29%20De%20ti%20depende,%20de%20Ti%20dependo.pdf{/rokbox}


 

De ti depende, de Ti dependo

Manos a la obra

 

El lema del nuevo curso nos invita a profundizar en el valor de la RESONSABILIDAD y del DON DE LA VIDA RECIBIDA. Junto a la acogida, la convivencia, la justicia, la interioridad, la alegría y la transcendencia, constituyen la esencia de nuestra propuesta de educación en valores como Escuelas MD.

Madre Petra supo proyectar este valor en todo su itinerario vital y en todas y cada una de las iniciativas que fue poniendo en marcha. Todos conocemos cuál fue su proceso vocacional: de compromiso en compromiso y casi sin darse cuenta
fue haciéndose consciente de su responsabilidad ante todo lo que había recibido y que su vida era un don para los demás.

 

Pero la manera de entender este valor y esta actitud responsable ante la vida y ante Dios no fue de una manera aislada e independiente. Madre Petra supo conjugar en su vida el Espíritu carismático al que ella se sentía llamada, con la aportación que, las demás hermanas, hacían a esa fuerza del Espíritu que iba sintiendo. La responsabilidad en Madre Petra siempre la vivió en una triple dimensión: como la respuesta a una llamada de Dios que le envía a una misión; responsabilidad con sus Hermanas, con las que se compromete de por vida a mantener la misión encomendada, y con los niños, jóvenes y ancianos a quienes ha sido enviada.

Hoy nos toca a nosotros hacer realidad este valor en medio de nuestras
Comunidades Educativas. Nuestro Carácter Propio y la Palabra de Dios son muy claros:

“El educado es el principal protagonista y artífice de su propia educación. Por ello, llevamos adelante una metodología que fomenta la iniciativa, el espíritu crítico, la creatividad y la actividad de lo humano al tiempo que promueve su propia motivación e interés”

“El Colegio en todas sus actividades pretende suscitar, despertar y hacer crecer la dimensión vocacional de los alumnos, de modo que vayan descubriendo su lugar en la vida y opten en consecuencia.”

(Carácter Propio 21)

“El que ha recibido el don de la Palabra, que la enseñe como Palabra de Dios. El que ejerce un ministerio, que lo haga como quien recibe de Dios ese poder, para que Dios sea glorificado en todas las cosas, por Jesucristo. ¡A él sea la gloria y el poder, por los siglos de los siglos! Amén.”

(I Pe 4, 10-12)

Desde esta perspectiva, somos conscientes del reto que tenemos entre manos todos y cada uno de los que nos sentimos pertenecientes a la familia San José de la Montaña. Hemos recibido un tesoro que no podemos dejar que desaparezca o se desdibuje. Juntos, y sintiéndonos responsables unos de otros y de la misión encomendada, necesitamos seguir respondiendo a las necesidades que nuestros alumnos y nuestros profesores nos reclaman.

Las obras educativas MD están en manos de muchos educadores y educadoras que desde su diversidad de identidades, necesitan sentirse pertenecientes y responsables de su pequeña parcela de la viña de la educación en la que están inmersos.

Nuestros alumnos, el regalo más preciado y más precioso que se nos ha confiado,también están invitados a sentirse parte de esta gran familia. Desean encontrarse con educadores adultos que sean testimonio y guía para sus vidas. Desean desarrollarse como personas teniendo como referencia testimonial la vida de hombres y mujeres que han comprometido con ellos todo lo que son.

Nuestra responsabilidad en la promoción de la Justicia y la Solidaridad en los países en vías de desarrollo así como los proyectos que se llevan a cabo en las casas de misión de la Congregación. Responsabilidad educativa que nos lleva a atender en nuestros centros y obras socioeducativas a los más débiles y desamparados en un contexto de crisis laboral y económica.

Este curso tampoco hemos de dejar pasar algunas oportunidades que viviremos como educadores md dentro de nuestro entorno para seguir aportando vida desde una actitud responsable.

Así, todos estaremos invitados a seguir construyendo en nuestro Colegio un clima de acogida en dónde todos nuestros alumnos sean felices y descubran que en Jesús pueden encontrar un camino posible de felicidad.

.

 

 

OBJETIVOS PARA LOS ALUMNOS

En la formación de niños y jóvenes, el desarrollo de la RESPONSABILIDAD  y el DON DE LA VIDA RECIBIDA les permite tomar la vida en sus manos, haciéndoles hombres y mujeres autónomos para ir tomando sus propias decisiones vitales.

TRES OBJETIVOS (uno por trimestre)

1. TRIMESTRE:

DE TI DEPENDE: Desarrollar en los alumnos el sentido de la responsabilidad sobre los dones que cada uno ha recibido, por medio del conocimiento personal y promover el sentimiento de gratuidad y responsabilidad con cada uno de las personas que forman la comunidad educativa

2. TRIMESTRE:

DE TI DEPENDO: Descubrir que todo lo que tenemos y somos es un regalo de Dios, propiciando el encuentro personal con él y mostrando a Jesús como modelo de vida a seguir.

3. TRIMESTRE:

DE TI  DEPENDE, DE TI DEPENDO: Descubrir la necesidad de entregar a los demás todo lo que he recibido de Dios, buscando su voluntad a través de  su Palabra.

 
 

OBJETIVOS PARA LOS PROFESORES

 

Educar en la responsabilidad y el don de la vida recibida, es educar para la pertenencia y formar personas agradecidas, dispuestas al trabajo en equipo, con visión de futuro, con iniciativa, confianza, y listas para afrontar los obstáculos y problemas que se les van presentado en su vida escolar y cotidiana.

1. Descubrir , ahondar y crecer en nuestra vocación de educadores (Crecer en la conciencia de sentirnos llamados por Dios para desempeñar una misión) Vocación de educador.

2. Sentirse pertenecientes a una comunidad educativa que los quiere y los acoge

3. Colaborar, aportando lo mejor de cada uno, al buen funcionamiento de la obra educativa en la que trabajan.

4. Ofrecerse a las distintas estructuras directivas de los centros para asumir responsabilidades compartidas con otros compañeros educadores

5. Desarrollar la habilidad para hacer preguntas sugerentes y provocativas, que contribuyan al desarrollo de la reflexión y el debate; además de la destreza y sensibilidad  para, en primer lugar motivar, respetar la individualidad, escuchar, detectar problemas, aprovechar situaciones, comunicarse y trabajar.

6. Desarrollar nuestra labor docente, educativa y evangelizadora asumiendo la gran responsabilidad que tenemos de educar a niños y jóvenes. Potenciar la inquietud personal por el trabajo bien hecho y por la propia formación, para así, poder responder mejor a las necesidades detectadas.

7. Sentir la obra educativa como propia, estando atentos a las necesidades que en ella se detectan y estar prestos para aportar las soluciones estructurales o personales que se demanden.

 

 

OBJETIVOS PARA LAS FAMILIAS

La familia es la principal y primera responsable de la educación de los hijos. La Escuela se siente invitada de manera subsidiaria a colaborar con las familias en la educación de sus propios hijos.

1. Fomentar, desde las obras educativas, espacios de encuentro y diálogo para entre todos  buscar los medios más adecuados y las estructuras más oportunas para la buena  educación de los niños y jóvenes.

2. Fortalecer el sentimiento de pertenencia de los padres al centro en el que sus hijos se educan. Crear dinamismos para que sientan la obra educativa como propia y así participen en la vida colegial sintiéndose responsables de lo que acontece.

 

OBJETIVOS PARA EL PERSONAL DE ADMINISTRACIÓN Y SERVICIOS

 “Cada uno de nosotros, según sus valores y cualidades,  aporta a la Comunidad Educativa lo mejor de sí mismo para hacer de ésta una realidad rica en diversidad y matices. La misión del Colegio nos hace responsables de su gestión y de su orientación hacia lo que éste Carácter Propio.

En todas las dimensiones que el Colegio atiende, la corresponsabilidad nos apremia a compartir de forma transparente recursos y decisiones, y a discernir los procesos convenientes para la consecución de éstos fines.

De ésta manera realizamos nuestra vocación, construimos el reino de Dios y vivimos la comunión eclesial en el día a día de nuestra misión educativa MD”

(Carácter Propio nº 12.)

 

Las personas que desempeñan labores de administración y servicios están integradas en la Comunidad Educativa, y tienen también la misión importante de educar a los niños y jóvenes. El trato amable, la dedicación al trabajo y la palabra atenta, son los instrumentos de su pedagogía y el testimonio de vida que los alumnos perciben y aprecian.

1.  Sentirse corresponsables, desde la tarea o trabajo que cada uno tiene asignado, en el único proyecto educativo y evangelizador de la escuela cristiana MD.

2. Descubrir y en su caso aplicar el talante educativo que puede existir en cada una de las  acciones que se desarrollan en el ámbito de la administración y demás servicios.

 

 

OBJETIVOS PARA LAS MADRES DE DESAMPARADOS

Fiel a las intuiciones educativas de Madre Petra, las madres están atentas a las necesidades reales de las personas y de la sociedad para servir a todos, especialmente a los pobres y desamparados y contribuir a la  formación integral de los niños y jóvenes mediante la entrega generosa.  Las madres de desamparados han de educar como decía Madre Petra: con firmeza y ternura.

1. Ahondar y crecer en nuestra vocación de educadoras y compartirla con el resto de educadores.

2. Querer a cada una de las hermanas de comunidad para sentirnos responsables de su desarrollo y crecimiento humano y espiritual.

3. Hacerse consciente de la realidad religiosa y educativa del mundo que estamos viviendo para sentirnos responsables de él y así dar respuestas que sean lo más oportunas al momento histórico que nos ha tocado vivir.

4. Fomentar los lazos de corresponsabilidad con los educadores MD de los Centros.

5. Vivir y Ofrecer el don de la sencillez, el don de la acogida y el don de la alegría como experiencias fundantes en nuestra vocación. Haciéndonos responsables de que es lo mejor y más genuino que podemos ofrecer a nuestras comunidades educativas y a nuestra Iglesia.